Mijas Pueblo Blanco

Ofrece al viajero el contraste entre la imagen tradicional de estas tierras y la adaptación a nuestro tiempo, todo ello sin perder la esencia. El paseo por rincones encalados, los patios, los jardines, las ermitas... el pueblo conserva el ritmo pausado y el encanto de antaño, cobijado por la sierra y extendiendo la mirada al campo y al mar.

Le invitamos a recorrer el casco antiguo y los lugares de más interés del mismo.

Mijas Pueblo presenta una fisonomía típica de pueblo blanco andaluz, se extiende a través de la ladera de la sierra, con sus casas blancas en vivo contraste con el verde de los pinos ofreciendo una bonita estampa de las más bellas de la costa.

Además de algunas peculiaridades turísticas, como los burro-taxis, Mijas Pueblo ofrece al visitante varios edificios históricos interesantes para conocer, como la minúscula Plaza de Toros, de forma irregular; dos ermitas del siglo XVII, los restos de la antigua muralla árabe en los que se enclavan unos preciosos jardines y el interesante santuario de la Virgen de la Peña, patrona del pueblo. Destaca la iglesia de la Inmaculada Concepción fue comenzó a construirse en la segunda mitad del siglo XVI y se terminó a mediados de 1631, adosada a una antigua torre de vigilancia que se convirtió en su campanario. Desde casi cualquier punto del pueblo se puede ver la blanca ermita del Calvario, situada a un nivel algo más alto.

Mijas Pueblo también ofrece al visitante interesantes museos: El Carromato de Max (colección de miniaturas), el Molino de Harina, la Casa Museo de la Villa (museo histórico-etnolígico), el centro de interpretación de la torres vigías en el Torreón de La Cala y el Centro de Arte Contemporáneo (CAC Mijas).