La estructura, anterior a 1780, ha sido rehabilitada y dotada de iluminación artística; además se ha embellecido la zona

Mijas ha restaurado y puesto en valor uno de sus elementos más emblemáticos: La Puente, una estructura situada en el casco histórico de Mijas Pueblo, entre la calle Coín y el antiguo camino de la Fuente del Algarrobo, cuya fecha exacta de construcción se desconoce, pero de la que existen documentos en el Archivo Histórico de Mijas anteriores a 1780. “Hemos embellecido los jardines que abrazan La Puente, hemos restaurado la infraestructura y le hemos dado una iluminación artística para realzarla por la noche”, resumió el alcalde de Mijas, Josele González (PSOE), el pasado sábado 12 durante la inauguración de estos trabajos que comenzaron en enero de este año. El primer edil recordó que se trata solo de una primera intervención: “estamos preparando, con el compromiso de la familia propietaria de esta parcela, recuperar un compromiso que tenía el Ayuntamiento de Mijas con ellos de hacer un museo como centro de interpretación, que ponga en valor a las abuelas de Mijas, a las mujeres de Mijas, que forman una historia absolutamente indispensable de nuestro pueblo”.

Para la concejala de Patrimonio Histórico, Laura Moreno (PSOE), la rehabilitación de La Puente es un motivo de satisfacción personal por la simbología que tiene para el pueblo. “Me supone una gran emoción que pueda terminar esta legislatura con La Puente restaurada; es un tremendo orgullo, más que cualquier otra cosa, porque el proyecto ha costado mucho, el proyecto ha estado mucho tiempo en Cultura hasta que nos lo pudieron conceder, posteriormente tuvimos que ver la viabilidad del proyecto como tal y que en ningún momento se pudiera caer La Puente porque había el peligro de que no estuviera en unas condiciones óptimas para poder rehabilitarla”.

En esta restauración, que ha acometido la empresa Chapitel y en la que el consistorio ha invertido 28.000 euros, han trabajado diversas áreas del Ayuntamiento de Mijas con el objetivo de poner en valor la zona, que se encontraba degradada, convirtiéndola hoy en un nuevo atractivo turístico. “Es una pequeña actuación, no una obra importante y en la que no ha habido que hacer un esfuerzo económico grande, pero significa mucho para el pueblo de Mijas y significa también poner en valor toda esta zona, que estaba un poco degrada y tener un atractivo más para nuestro municipio que se suma a los que ya tenemos, sobre todo en Mijas Pueblo, que tiene una gran riqueza cultural, arqueológica y patrimonial”, apuntó el concejal de Servicios Operativos, José Carlos Martín (Cs), quien añadió que “las filtraciones de agua fueron el principal motivo de su deterioro que ahora ya está corregido con una lámina impermeabilizante entre otras actuaciones que permiten que actualmente luzca espléndido sin riesgo de desprendimiento y pintado a la cal para integrarse en el casco antiguo”. Cabe recordar que La Puente es un elemento arquitectónico incluido dentro del Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía y llevaba más de diez año apuntalado.

Al acto acudieron miembros de la familia Ferrer, propietaria de la finca, que hizo posible la cesión de La Puente al Ayuntamiento, así como vecinos y miembros de la corporación, que no quisieron perderse la inauguración. “Es un proyecto que empezó con nosotros; cuando Ángel Nozal era alcalde consiguió después de muchos años firmar un convenio con la familia Ferrer para que pusiera a disposición de todos los mijeños La Puente con el compromiso de poder reconstruirla”, matizó la edil del PP Lourdes Burgos.

Cesión de la familia 
Desde el equipo de gobierno agradecieron la predisposición de los propietarios para hacer posible la restauración de La Puente, una estructura que perteneció en su día a la abuela de Juan José Ferrer, Josefa Gutiérrez de la Cueva, cuyo nombre aparece en una placa conmemorativa que se ha instalado junto al inmueble y que también se descubrió el sábado. “Ella fue la propietaria de esta finca, nosotros la heredamos y cuando la donamos al Ayuntamiento la única condición que pusimos es que hubiera un recuerdo hacia ella y estamos muy agradecidos de que así sea, que se perpetúe su memoria de trabajo, de cariño al pueblo, de esfuerzo y de salir adelante y no solo fue un esfuerzo de ella, sino de otras mujeres que lucharon para que este pueblo llegue donde ha llegado”.

La placa también incluye el soneto ‘El renacer de La Puente’, obra del catedrático de Derecho Constitucional y poeta, Eduardo Martínez, que junto a Ferrer y el alcalde de Mijas, intervino en el acto de inauguración. “El soneto es el renacer de algo que existió y que dejó de tener actividad y que era muy querido para Mijas. El soneto, precisamente para mí, es una especie de ave fénix que renace de sus propias cenizas”, señaló el escritor, que confesó que le daba “muchísima pena” pasar por La Puente y que ni siquiera se pudiera transitar por ella; de ahí que compusiera la poesía.

Restauración minuciosa
El departamento de Patrimonio Histórico ha sido uno de los principales responsables de este renacer. En palabras del responsable del departamento, Juan José de la Rubia, “era una estructura que estaba apuntalada, con un mallazo encima, tenía muchísimas aplicaciones externas del paso de los años de capas de cal y capas de mortero, añadidos de piezas que no se correspondían con la estructura original. La idea era retirar todos esos elementos ajenos que no pertenecían a La Puente y proceder a su estabilización, consolidación y restauración de las partes que faltaban”. Todo ello, manteniendo las piedras originales, “solo en algunos momentos ha habido que hacer restituciones de la piedra, que, como todo proceso de restauración y marcan las normas de restauración, siempre podemos identificarlas y verlas porque son de otro aspecto y textura diferente a la originaria”, agregó De la Rubia.

Esta recuperación ha traído muchos recuerdos a los vecinos de la zona, que rememoran  cómo era este paso hace décadas. “Había una casa encima de La Puente y vivía una persona mayor; había un chilindro sobre el patio que caía a la calle y muchas cosas que me recuerdan a mi niñez... También se lavaba porque un poco más abajo había una alberca y se lavaba ahí, pasaba el agua y pasaba todo. Las personas que vivían en el campo venían a Mijas en la burra y antes de entrar en La Puente se quitaban los zapatos viejos y se ponían las alpargatas nuevas para entrar al pueblo”, afirmó Isabel Madueño junto a su hija, Loli Burgos, a quien también le ha gustado mucho la restauración y la iluminación artística. “Por ahí pasaban los coches y los caballos, cuando venían los hombres del campo, para traer cosas a Mijas”, señaló también Carmen Moreno, que ha vivido “toda la vida” enfrente de La Puente, cuya recuperación ha sido una demanda histórica del pueblo mijeño. 

 

Fuente: Mijas Comunicación S.A.