Imprimir

Treinta controladores se encargan este verano de velar por el cumplimiento de las normas para evitar posibles contagios por coronavirus en las playas del municipio.

El de 2020 será un verano atípico, sí, aunque no por ello habrá que renunciar a disfrutar de las playas con relativa “normalidad”, siempre con responsabilidad. Para informar a los bañistas de todas las medidas que deben respetar para evitar posibles rebrotes de la COVID-19 en nuestras costas, el Ayuntamiento de Mijas cuenta este año con 30 controladores que se unen a los 53 socorristas que conforman el dispositivo de salvamento. Su labor no es otra que evitar comportamientos de riesgo en las playas y velar por el cumplimiento de las normas de distanciamiento social. Hasta ahora, según cuenta una de las controladoras, Paqui Leiva, “la gente está siendo muy cívica, cuando les comento algo que no se puede hacer lo entienden perfectamente”. En caso, no obstante, de que no fuera así, habría que recurrir a la Policía Local para que interpusiera la sanción correspondiente.

Más información aquí

Fuente: Mijas Semanal